lunes, 15 de febrero de 2016

Esperanza Aguirre dimite empujada por la corrupción del PP de Madrid

La hasta ahora presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, presentó este domingo su dimisión tras más de una década en el cargo. En una rueda de prensa convocada por sorpresa, la dirigente conservadora aseguró que "la gravedad" de las informaciones que han ido goteando durante los últimos días y que ponen el foco en una presunta financiación de la formación política en la Comunidad de Madrid le han llevado a tomar la decisión de abandonar el cargo. A pesar de ello, la dirigente conservadora dejó claro que continuará encabezando como portavoz el Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid.

No es esta la única renuncia que ha tenido lugar en la cúpula del partido en la comunidad madrileña. Precisamente hoy fuentes del PP de Madrid revelaron que Ignacio González presentó su dimisión por carta a la secretaría general del PP de Madrid hace un mes. No se hizo público, explican las mismas fuentes, porque estaban esperando a que la decisión fuese ratificada por la Junta Directiva Regional.

Sin embargo, la expresidenta regional del partido niega tener "ninguna responsabilidad directa" en los casos que están siendo investigados por la justicia, pero añade que tiene que asumir su "responsabilidad política" por haber nombrado a las personas "que nos están avergonzando a todos" y que están siendo investigadas por corrupción y porque "debería haber vigilado mejor", aunque añade que no le consta "que haya habido ninguna financiación irregular, ni mucho menos ilícita" en el PP de Madrid. Han caído muchos nombres, todos ellos del núcleo de máxima confianza: Jesús Sepúlveda, Alberto López Viejo, Alfonso Bosch Tejedor, Benjamín Martín Vasco, Guillermo Ortega, Francisco Granados, Lucía Figar, Salvador Victoria...

En este sentido, Aguirre se defendió diciendo que "los encargados de gestionar los asuntos económicos eran otros" y reiteró que no tiene "ninguna responsabilidad directa" en esas informaciones que han salido durante la última semana y en las que se desvelaron comportamientos que tuvieron lugar durante su mandato. La hasta ahora presidenta del PP madrileño dijo que quizá "debería" haberse ocupado "de las cuestiones económicas del partido": "Me ocupé de otras cosas", completó. "Los votantes, los militantes, los ciudadanos, todos aquellos simpatizantes del Partido Popular, y también los dirigentes, están en estos momentos indignados", aseveró, aunque volvió a repetir que ella no es la principal "culpable".

Aguirre, que el pasado viernes compareció en la comisión sobre corrupción de la Asamblea de Madrid, aseguró que nadie la ha presionado para que abandonase el cargo y que ha sido una decisión "absoluta y totalmente personal". Preguntada por si ha dimitido con la vista puesta en que salgan nuevas informaciones, la dirigente regional tiró de argumentario: "Lo que espero es que la justicia actúe con celeridad en estos casos". Aunque luego afirmó que "no hay nadie en España, ni en la opinión pública ni en la publicada, que piense que yo me haya llevado un duro y haya hecho ninguna ilegalidad".

"Es tiempo de sacrificios y cesiones"

La ahora expresidenta del PP de la Comunidad de Madrid explicó que llamó esta mañana al presidente del partido, Mariano Rajoy, para comunicarle su decisión, pero al no conseguir ponerse en contacto con él decidió mandarle un mensaje. "Te entiendo", fue el comienzo de la respuesta que el líder del Ejecutivo en funciones le envió, aunque Aguirre rechazó revelar el contenido íntegro del texto. Tras esto, añadió que luego había tenido la oportunidad de hablar con él por teléfono. Una conversación "con absoluta cordialidad y comprensión". Cuestionada por el camino que debe seguir el presidente del Gobierno a partir de ahora, Aguirre dijo que él "sabe perfectamente lo que tiene que hacer" y añadió que "es tiempo de los sacrificios y de las cesiones".

Aguirre también aseguró que continuaría como portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Madrid: "Hombre, por supuesto que sí", se limitó a responder. Ahora, el PP tendrá que designar a un nuevo presidente o presidenta temporal que se encargue de guiar al partido en la comunidad autónoma hasta el próximo Congreso Nacional. Para ello, los estatutos recogen dos posibles escenarios: nombrar una gestora en la Comunidad de Madrid o convocar una junta directiva regional para que elija una nueva Presidencia, tal y como ocurrió tras la dimisión de Arantza Quiroga en el país vasco. Fuentes del partido consultadas aseguran que lo más probable es que que Mariano Rajoy apruebe la formación de una gestora hasta el próximo Congreso Nacional del partido, que se celebrará a mediados de año.

Fuente: Infolibre

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha