domingo, 12 de julio de 2015

Interior compra 2.000 botes de gas lacrimógeno a la empresa de la familia de un político del PP

El Servicio de Armamento y Equipamiento de la Policía tendrá en sus depósitos 2.000 botes de gas lacrimógeno y otros 5.000 de humo listos para utilizar en el último tramo de la legislatura. Como en ocasiones anteriores, el Ministerio del Interior comprará el material a Falken S.A, la empresa propiedad de la familia Bardisa Jordá, vinculada al Partido Popular a través de uno de los hermanos, que no pertenece a la misma y que fue diputado nacional en tres legislaturas y que ha cerrado la lista de Cristina Cifuentes a la Comunidad de Madrid.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó el pasado jueves los términos de la adjudicación. En total 162.050 euros, de los que 140.057,5 euros serán para “artificios fumígenos” (botes de humo) y los 46.300 restantes irán destinados a los “artificios lacrimógenos”.

La cifra de 2.000 botes de gas lacrimógeno choca con la nula utilización que se hace de este tipo de material antidisturbios desde 2003, según el Ministerio del Interior. El departamento que dirige Jorge Fernández Díaz niega que los botes lanzados durante los disturbios acaecidos tras las Marchas de la Dignidad, el 22 de marzo de 2014, fueran de gas lacrimógeno. Los tres botes fueron, según la versión oficial, de humo.

En cuanto al gas lacrimógeno adquirido, Interior asegura que no se utiliza desde los incidentes con motivo de las manifestaciones contra la guerra de Irak, hace 12 años. A pesar de ello, Interior adquirió en 2014 un total de 2.000 botes de gas lacrimógeno a Falken, a los que hay que sumar otros 2.000 de esta última convocatoria.

El concurso ha sido ganado por Falken porque nadie más se presentó y la empresa cumple el pliego de condiciones, según recoge el BOE. Pero estos 162.050 euros representan una pequeña parte de los 7,68 millones de euros en contratos que ha sumado la empresa desde 2000 a 2013, esto es, con gobiernos de PP y PSOE. El último contrato es abierto y de tramitación ordinaria, pero no siempre es así. En 2013, por ejemplo, Falken ganó otro concurso de más de un millón de euros mediante negociado sin publicidad, lo que significa que no se publican los pliegos, según publicó quienmanda.es.

Solo uno de los diez miembros del Consejo de Administración de Falken no se apellida Bardisa. En él se sientan todos los hermanos de Ismael, a excepción del político. Ismael Bardisa fue diputado del PP en tres legislaturas seguidas, hasta 2008. De ahí pasó al Consejo Consultivo de la Comunidad de Madrid, en calidad de consejero electivo.

A diferencia de los consejeros permanentes (expresidentes retirados de la política), los consejeros electivos son elegidos cada seis años por el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Ignacio González decidió no renovar en el cargo a Ismael Bardisa, el hermano de los dueños de Falken. Desde su cuenta de Twitter, Bardisa ha pasado de aplaudir con fervor las políticos de Ignacio González a llamarle “el fantasma del ático”. "El Consejo Consultivo d Madrid cementerio d lujo expresidentes(Leguina,Gallardon y ahora Gonzalez"el del ático")sueldo 8.500€ mes,coche,etc", escribió el pasado martes en su cuenta.

Del apartado de descalificaciones del “abogado liberal”, como se describe Bardisa en su cuenta, no escapa el “idiota” de Zapatero, el “dictador” Pablo Iglesias y otros muchos políticos para los que su apelativo preferido es “comunista” o “herederos de la izquierda del 36”. El 18 de junio, Ismael Bardisa hizo un llamamiento desde su cuenta: “Todos los españoles d buena fe debemos unirnos y parar a estos comunistas d Podemos. Solo quieren destruir, están llenos d odio y violencia”.

Uso del material antidisturbios

El Cuerpo Nacional de Policía cuenta con dos tipos de botes de humo para uso como material antidisturbios. Está el fumígeno, solo humo que se utiliza con una finalidad estratégica –para evitar a los manifestantes ver sus desplazamientos, por ejemplo–, y el lacrimógeno. Este último es utilizado para conseguir que los grupos que se enfrentan a la Policía dejen de lanzar objetos por el picor de ojos y garganta que produce y tengan que replegarse. Interior niega su utilización.

Según fuentes policiales, el uso del material antidisturbios es legal y reglamentario, incluidas las pelotas de goma. No existe un protocolo para su actuación, aunque está establecido que debe ser el jefe del operativo el que indique cuándo utilizarlo. El criterio, como en otras actuaciones policiales, es el uso proporcional de la fuerza según sea de grave la amenaza. Más frecuente es el uso de pelotas de goma: la decisión de su utilización se rige del mismo modo.

El modo de uso, al igual que otras cuestiones operativas, está recogido en los denominados "manuales de reciclaje", que las UIP van actualizando cada cierto tiempo. Los botes de humo se pueden lanzar de forma manual o con las bocachas.

Fuente: El diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha