jueves, 8 de mayo de 2014

La juez imputa a tres directivos del metro de Valencia por el accidente

La nueva instrucción judicial del accidente del metro de Valencia en 2006, en el que fallecieron 43 personas y sufrieron heridas otras 47, ha dado un vuelco con la imputación de tres directivos de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), empresa pública que gestiona la red.

El Juzgado de Instrucción número 21 de Valencia interrogará como imputados a tres responsables relacionados con la colocación de balizas de control de la velocidad y de frenado en la línea 1 en 1999. El sistema instalado no sirvió para frenar al convoy siniestrado, que descarriló en una curva entre dos estaciones a 80 kilómetros por hora, el doble de lo permitido.

Los tres directivos serán los primeros citados como imputados en una polémica investigación que arrancó después del accidente y se archivó dos veces sin señalar responsables. La juez, durante una primera instrucción, consideró que la causa del siniestro había sido el exceso de velocidad y el único posible responsable penal el conductor del metro, que falleció en el descarrilamiento.

La Audiencia de Valencia obligó al juzgado a reabrir el caso el pasado enero y practicar nuevas diligencias. La Asociación de Víctima del Metro 3 de Julio (AVM3J) insistió durante años en la necesidad de retomar las pesquisas, interrogar a técnicos y directivos de FGV sobre la seguridad en la línea del metro y el funcionamiento de las balizas. El pasado día 3, como cada mes, la asociación celebró su concentración número 91 en la plaza de la Virgen de Valencia para mantener su reivindicación de que la investigación analice todos los aspectos relacionados con la tragedia.

La juez ha tomado ahora la decisión de citar a los tres directivos de FGV a instancias de una de las familias personadas y con el apoyo de la fiscalía. La petición se produjo tras la declaración de un testigo que afirmó que de haberse reprogramado una de las balizas del trayecto, el convoy hubiese frenado y entrado a menor velocidad en la curva.

En un auto facilitado hoy por el Tribunal Superior de Justicia valenciano, la magistrada Nieves Molina recuerda que la Audiencia de Valencia le exigió, entre otras diligencias, que analizara al reabrir la causa el papel de “las personas que en la fecha del accidente eran responsables de revisar periódicamente y decidir la ubicación y características técnicas de la balizas de limitación de velocidad” en el tramo siniestrado.

En consecuencia, cita al exdirector de explotación de FGV Vicente Contreras; al exdirector técnico Francisco García, y el jefe de Estudios y proyectos Francisco Orts. Todos ellos deberán comparecer ante la juez los próximos 17, 24 y 26 de junio.

La asociación de víctimas ha celebrado la decisión de la instructora. Su presidenta, Beatriz Garrote, ha recordado que las familias defienden desde hace ocho años que la responsabilidad por el accidente no bebía "recaer solo en el conductor, sino también en las personas que tomaron la decisiones".

Garrote ha agradecido el "cambio" en la línea de actuación de la juez que instruye el caso y lo considera "positivo". No obstante, la asociación está sorprendida por el momento en que se ha decidido la imputación, ya que aún se está analizando parte de la nueva información aportada sobre las balizas. "Creemos que estaba claro que la dirección (de FGV) tenía que dar explicaciones", ha añadido Garrote.

Las reacciones políticas a la decisión de la juez de imputar a los directivos de FGV tampoco se han hecho esperar. La consejera de Infraestructuras, Isabel Bonig, se ha limitado a pedir “tranquilidad y respeto al trabajo de los jueces”. Las decisiones de los jueces no se cuestionan”, ha manifestado esta mañana en las Cortes valencianas la responsable política de la consejería, de la que depende Ferrocarrils de la Generalitat.

El accidente de Valencia es el siniestro de suburbano más grave registrado nunca en España y uno de los peores en la historia de los ferrocarriles metropolitanos en todo el mundo. El siniestro se produjo poco antes de la una de la tarde, cuando el convoy de la vieja línea 1 descarriló al aproximarse a la estación de Jesús, en pleno centro de la ciudad, y volcó al perder el control en una curva.

Fuente: El país

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha