miércoles, 16 de diciembre de 2015

El Estado dedicó 171 millones a construir un museo sobre la monarquía en plena crisis económica

El organismo público Patrimonio Nacional, dependiente del Ministerio de la Presidencia, ha hecho pública este martes la cifra oficial de lo que ha costado la construcción y acondicionamiento del nuevo Museo de Colecciones Reales: 171,5 millones de euros. Las obras de este nuevo espacio museístico se iniciaron en el año 2006. Se trata de un edificio anexo al propio Palacio Real de Madrid cuya inauguración se prevé para la segunda mitad del año 2017.

El proyecto de museo se remonta a hace casi dos décadas, a 1998 y bajo el mandado de José María Aznar, cuando la Comisión de Asuntos Culturales del Gobierno estimó oportuna la creación de un nuevo espacio para la conservación y exhibición del "mecenazgo y coleccionismo de la historia de las monarquías en España" empezando por los Austrias y terminando por la actual dinastía Borbón. Aunque no fue hasta ocho años después, el 27 de noviembre de 2006 y ya bajo el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero, cuando se adjudicó el primer concurso de esta obra, divida en cuatro fases y encargada y ejecutada durante los últimos nueve años, que coinciden precisamente con la mayor crisis económica de las últimas décadas.

A pesar de los recortes presupuestarios de los siguientes años, el Estado no dudo en continuar dedicando recursos a la construcción del Museo de Colecciones Reales a través de cuatro fases que fueron adjudicadas a grandes constructoras como FCC y ACS a través de su filial Dragados.

El importe total de 171,5 millones de euros se subdivide en dos partes: 140 millones de euros para las obras y otros 31,5 para las tareas de museografía, restauración y traslados. Aun así, Patrimonio Nacional se jacta, en la nota difundida este martes, de haber logrado un ahorro conforme al presupuesto inicial de cerca de 30 millones de euros. Hace apenas nueve meses, la intención era que el museo estuviese abierto en 2016, un año antes de lo ahora previsto.

Un proyecto de "vanguardia", según el Gobierno

El edificio que albergará el Museo de Colecciones Reales ya acompaña al Palacio Real y la catedral de la Almudena en uno de los lugares turísticos más emblemáticos de Madrid y cuenta con una superficie de más de 40.000 metros cuadrados, de los cuales ni una tercera parte estará dedicado a la visita pública.

Su interior se encuentra distribuido en un total de 14 plantas (7 en la fachada del Campo del Moro y 14 en la fachada Este, junto a la Catedral) que albergan salas de exposiciones de 103 metros de longitud y 16 metros de ancho con alturas que varían desde los 6 a los 8 metros, 6 grandes almacenes, salas de recepción de obras de arte, zonas de recepción al público, despachos, así como espacios destinados a salas técnicas e instalaciones.

En él se desplegará la colección de obras maestras que atesoran los fondos histórico-artísticos de Patrimonio Nacional, que llegan a superar las 154.000 piezas, entre las que, tal como desvelan desde el organismo público, se encuentran algunos de los conjuntos y obras más representativos de los monarcas españoles desde la Edad Media hasta la actualidad.

En los últimos tiempos ha trascendido que Patrimonio Nacional habría reclamado al Museo del Prado el traslado de obras simbólicas como El jardín de las delicias, y La mesa de los siete pecados capitales, de El Bosco, así como el Descendimiento de la cruz, de Van der Weyden, y El lavatorio, de Tintoretto. Estas obras actuarían de reclamo para atrarer visitantes.

Fuente: Infolibre

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha