miércoles, 26 de agosto de 2015

Más de 2.300 muertos en el Mediterráneo en lo que va de año sólo con datos oficiales

Al menos 2.373 inmigrantes y refugiados han muerto en lo que va de año en su intento por llegar a Europa a través del Mediterráneo, frente a las 2.081 de 2014 por estas fechas y al total de 3.281 del año pasado, según los últimos datos publicados este martes por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

Si se tienen en cuenta los datos de los últimos 365 días, en total ha habido 3.573 inmigrantes y refugiados que han muerto tratando de llegar a Italia, Grecia y España, lo que supone una media de casi diez muertes al día.

La ruta central, la que lleva del norte de África hacia Italia y Malta, sigue siendo la más mortífera, con 2.267 víctimas mortales en lo que va de año, seguida de la ruta oriental, entre Turquía y Grecia, con 83, y la occidental, que lleva de África a España e incluye las islas Canarias, con 23.

La OIM ha recordado que en 2014 entre agosto y diciembre hubo más de 1.200 inmigrantes y refugiados muertos y ha expresado su temor en que estas cifras puedan superar los 2.000 este año.

Menor no acompañado muerto

Entre los muertos contabilizados por la OIM figura un menor no acompañado de origen somalí, que ha fallecido mientras era trasladado a puerto en uno de los barcos de la misión de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el Mediterráneo.

Según ha explicado esta ONG en un comunicado, el menor, de 15 años, fue trasladado al 'Dignity I' tras ser rescatado junto a otras 302 personas por la Marina italiana este domingo. "El joven se encontraba en estado séptico (una infección con síntomas característicos de una respuesta inflamatoria del organismo) y no podía caminar", ha precisado.

Los médicos de MSF determinaron que "padecía una enfermedad crónica" y los testimonios de otras personas rescatadas junto a él indicaron que "había sido golpeado, en repetidas ocasiones, en Libia tres semanas antes" pese a lo cual no había recibido tratamiento. Además, ha precisado la ONG, "el joven fue obligado a continuar realizando trabajos pesados y, habitualmente, se le negaba agua y comida".

El paciente "mejoró considerablemente durante las primeras 24 horas" tras ser ingresado en la clínica a bordo pero falleció "de una parada cardiaca súbita después de que todos los esfuerzos para salvar su vida fueron infructuosos", ha aclarado MSF a través de Facebook. "MSF quiere transmitir sus más profundas condolencias a su familia y a sus amigos", ha añadido la ONG.

Fuente: Público

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha