lunes, 24 de agosto de 2015

Israel incrementa las demoliciones de casas palestinas

El Ejército israelí ha incrementado las demoliciones ilegales de casas palestinas en los últimos días con la destrucción de al menos 39 estructuras en comunidades beduinas palestinas de Cisjordania los días 17 y 18 de agosto, con lo que 126 personas –incluidos 80 menores– han quedado sin hogar, según denuncia la organización Human Rights Watch (HRW) en un informe.

Esta destrucción de inmuebles palestinos se enmarca en un plan anunciado por el Gobierno israelí para "reubicar" forzosamente a 7.000 beduinos. "Esta destrucción de propiedad privada palestina y el traslado forzoso de palestinos viola las obligaciones de Israel sobre Derechos Humanos y las leyes de ocupación", destaca HRW.

El grupo recuerda que la Cuarta Convención de Ginebra prohíbe a una potencia ocupante destruir propiedad privada y desplazar forzosamente a la población del territorio ocupado a no ser que sea estrictamente necesario por motivos militares, algo que ni siquiera alega Israel.

"Esta escalada de las demoliciones ilegales israelíes llega en un momento en el que la situación de Palestina está siendo investigada por el Tribunal Penal Internacional (TPI)", ha recordado el asesor jurídico de HRW Balkees Jarrah. "La fiscal del TPI debería estudiar cuidadosamente estas demoliciones en su examen preliminar sobre delitos graves cometidos en o desde Palestina", ha apuntado. El traslado forzoso directo o indirecto de población en territorio ocupado está considerado como crimen de guerra, al igual que la instalación de población exógena.

El mayor número de desplazados en un solo día desde 2013

En concreto, HRW documenta la demolición el 17 de agosto de casas en cuatro comunidades beduinas en la zona denominada E1 con lo que 78 personas quedaron sin hogar. "Es el mayor número de palestinos desplazados en un solo día en los tres últimos años según datos de la ONU", argumenta HRW.

La zona E1 es una región estratégica situada entre Jerusalén Este y el asentamiento judío de Maale Adumim cuya apropiación por Israel dividiría en dos Cisjordania con una cadena de asentamientos, todos ellos considerados ilegales desde el punto de vista del Derecho Internacional.

Ya el 18 de agosto, el Ejército israelí demolió varias viviendas en la aldea de Fusail, en el valle del Jordán, con lo que otras 48 personas quedaron sin techo, según informaba el diario israelí Haaretz.

Israel alega que estas edificaciones no contaban con licencia de las autoridades israelíes, pero la Administración Civil, el organismo israelí encargado de la administración de los territorios palestinos ocupados, rechaza sistemáticamente prácticamente todas las solicitudes de licencia palestinas, según HRW.

El motivo es que no es terreno edificable, ya que apenas el 1 por ciento de la Zona C de Cisjordania –bajo control absoluto israelí– está reservada para la construcción de viviendas palestinas. Por contra, está programada la construcción de asentamientos judíos en el 26 por ciento de esta Zona C.

Desde 2011 más de 4.652 familias palestinas se han quedado sin hogar debido a las demoliciones israelíes en Cisjordania, incluida Jerusalén Este. De ellos, 1.103 han sido desahuciados en 2013 y 1.215 en 2014.

Fuente: Infolibre

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha