miércoles, 29 de junio de 2016

Corbyn pierde la moción de confianza de los laboristas británicos

El líder del Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, ha perdido la moción de confianza no vinculante a la que le ha sometido su grupo parlamentario, ante las críticas por su tibia defensa de la Unión Europea (UE) en la campaña del referéndum en el que se impuso el Brexit.

Un total de 172 diputados laboristas votaron en contra de Corbyn, que recibió el apoyo de 40 de sus compañeros y que ha rehusado dejar su cargo hasta ahora, a pesar de la presión que ha sufrido en los últimos días.

La votación no tiene consecuencias más allá de lo simbólico, aunque es un indicativo más del malestar interno con el nuevo líder laborista. Desde el domingo, cerca de 40 miembros de su equipo han renunciado a su puesto para tratar de forzar su marcha, después de sólo diez meses al frente de la formación.

"Fui elegido democráticamente como líder de mi partido para desarrollar una nueva clase de política por el 60% de los miembros y simpatizantes del Partido Laborista, y no les traicionaré dimitiendo", ha dicho Corbyn en un comunicado.

"Somos un partido democrático, con una constitución clara. Nuestra gente necesita que los miembros del Partido Laborista, los sindicalistas y los diputados estén unidos alrededor de mi liderazgo en un momento crítico para el país como este", argumentó.

Corbyn asumió la dirección del partido con los votos de las bases y los sindicatos -que han reiterado su apoyo en los últimos días-, si bien nunca ha contado con el beneplácito de gran parte de la cúpula laborista.

"Tras el referéndum de la pasada semana, nuestro país afronta retos enormes. Los riesgos para la economía y los estándares de vida están aumentando. La población está dividida", señaló el líder laborista tras la votación de su grupo parlamentario.

"El Gobierno está sumido en la confusión. Los responsables públicos han dejado claro que no tienen un plan de salida (de la UE), pero están determinados a hacer que la clase trabajadora lo pague con una nueva ronda de recortes y subidas de impuestos", indicó.

Para Corbyn, el Partido Laborista tiene la responsabilidad de "unir a la gente, pedir responsabilidades al Gobierno, oponerse a la austeridad y marcar un camino de salida que proteja los empleos y los ingresos" de los trabajadores.

Si mantiene su postura de no dimitir, podría enfrenarse al desafío de cualquier otro candidato que logre reunir un quito de apoyos entre los diputados del partidos, abocando a la formación a una nuevas primarias. En ese caso, para que Corbyn pudiera optar a su reelección al frente del partido necesitaría los mismo apoyos, es decir, 51 diputados. De momento, sólo ha contado con el respaldo de 40 de sus colegas, aunque en caso de concurrir, Corbyn mantendría el apoyo de las bases y los sindicatos del país, por lo que, salvo sorpresas, volvería a ser elegido.

Fuente: Público

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha