viernes, 20 de mayo de 2016

El líder de Manos Limpias dice que el presidente de La Caixa le pidió "dulcificar" la acusación contra la infanta Cristina

El líder de Manos Limpias, Miguel Benard, ha reconocido en la Audiencia Nacional que el presidente de La Caixa, Isidre Fainé, les pidió "dulcificar" y “atemperar” la acusación contra la infanta Cristina de Borbón en el el juicio sobre el caso Nóos “para no desestabilizar las instituciones”.

Así consta en el interrogatorio a Bernard, al que ha tenido acceso Público, donde el secretario general del sindicato ultra reconoce al juez Santiago Pedraz que Fainé les comunicó su preocupación porque “el tema de la infanta estaba perjudicando a las instituciones” y que era “algo malo, que contribuía a desestabilizar las instituciones”.

Esta versión ha sido desmentida por La Caixa a través de la agencia Efe: "La Caixa aclara que no ha tenido ni tiene ningún tipo de relación con Manos Limpias y nunca ha negociado un posible acuerdo sobre la situación procesal de la infanta Cristina".

En la declaración judicial de Bernard, encarcelado desde el pasado 18 de abril, el presidente de Manos Limpias sostiene que Fainé le planteó si ellos, “de alguna manera podíamos dulcificar o atemperar este tema. Nunca me ofrecieron dinero; nunca les pedí yo dinero”, resalta durante el interrogatorio ante el juez central de instrucción 1.

Es más, acusa al abogado de la infanta Miquel Roca de haber impedido que Manos Limpias exonerara a la infanta, con sus "maniobras raras". Bernard acusa Roca de "intrigante" y de estar detrás de "una película rocambolesca" con el supuesto ofrecimiento de 3 millones de euros a cambio de retirar la acusación contra Cristina de Borbón.

Bernard niega haber exigido dinero para retirar la acusación contra Cristina de Borbón. La única relación que ha tenido fue aquella” entrevista personal” con Fainé y Jaume Giró, su segundo de abordo, antes de que comenzara el juicio del caso Nóos en Palma de Mallorca.

Fue Giró quien le dijo que Fainé tenía interés en saludarlo. Y revela que la entrevista tuvo lugar en la planta 12 de La Caixa a instancia del líder de Manos Limpias. “Si algún día tomamos una decisión será limpia para España”, dice Bernard que les respondió.

Bernard sostiene ante el juez Pedraz que pidió a Jaume Giró que no recibiera a Luis Pineda, presidente de Ausbanc, y que no hablaran con él, sobre la infanta “y otros temas”. Ambos quedaron en que no lo recibiría y que le daría "largas".

El líder de Manos Limpias admite que habló con Giró el 7 de marzo de 2016 para comentarle un dato "muy favorable" y que no hablara con Pineda: "yo no quiero que este [por el presidente de Ausbanc] el se quiera aprovechar de una circunstancia", según constan en las grabaciones autorizadas por el juez y realizadas por la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (Udef).

Los 3 millones de euros eran "una trampa" de Roca

Dos días después de dicha conversación, Bernard se reunió con Jaume Giró y con José María Mas, "el abogado que designa Fainé" para ver cómo se puede "dulcificar el tema" de la infanta Cristina "a cambio de la dignidad de un sindicato, a cambio de la estabilidad de España", insiste ante Santiago Pedraz.

Incluso se llegó a redactar un "borrador de escrito de desestimiento" de la acusación contra la infanta con el abogado José María Mas para pedir su desimputación "por el bien de España". "Ese borrador no tuvo efectividad por otras maniobras raras del señor [Miquel] Roca", el defensor de la infanta en el juicio de Nóos.

Roca "pretendía llegar a una actuación espúrea con nosotros, ofreciendo una cantidad que yo nunca la estimé; pensé que era una trama" y "era algo verdaderamente repugnante". El líder de Manos Limpias dice que lo puso "en conocimiento" de Fainé, Giró y el abogado Mas de que Roca, exconsejero de la empresa -recalca-, estaba "intrigando a espaldas del señor Fainé para tratar a ver si picábamos en forma de un ofrecimiento de dinero. A mi directamente no se me hizo" este ofrecimiento, apostilla enseguida.

Bernard sostiene ante el juez Pedraz que le llegó "una película rocambolesca" sobre un ofrecimiento de 3 millones de euros a cambio de la retirada de la acusación y que no lo denunció porque no tenía más datos que a través de un intermediario. Identifica a este intermediario como Jaime Alonso García, un abogado amigo suyo que le había llegado el ofrecimiento a través de otra persona.

"No había una coordinación entre el señor Fainé y el señor Roca", añade Bernard. Fainé, asegura al juez, obró "desde el principio con rectitud y "el otro" -en referencia a Roca- es "un intrigante" de "maniobras torticeras" que trató de "emponzoñar el procedimiento" y desprestigiarlos.

"Pero el señor Roca no sabía de las negociaciones institucionales que estábamos llegando el señor Fainé, el señor José María Mas y el señor Jaume Giró... Yo se lo advertí al señor Fainé: 'Miguel Roca se acaba de cargar una posibilidad que había de solventar este tema por el bien de España', destaca.

El conde de Fontao "nos despreció"

A preguntas del Fiscal, Bernard revela "una gestión" directa con el conde de Fontao, José Manuel Romero, hombre de confianza de Juan Carlos I sobre la acusación contra la infanta Cristina: "vamos a ver directamente antes de que esto siga adelante para que no vaya a más", salvando "la dignidad" de Manos Limpias y "por no desestabilizar el sistema". Giraba alrededor de si se aplicaba la llamadas doctrina Botín o Atutxa del Tribunal Supremo a la infanta y exonerarla de los dos delitos fiscales por los que está sentada en el banquillo.

Pero esta gestión ante el conde de Fontao no prosperó "porque no les dio la gana. La prepotencia, estos mindundis de Manos Limpias, qué se habrán creído estos... Y nos despreció el Conde de Fontao de una forma total y absoluta".

"La Caixa representaba a la casa real", insiste Bernard para explicar cómo era posible que hubieran llegado a un principio de entendimiento con una entidad financiera y no con la Zarzuela.

"¿Luis Pineda no andaba por ahi?", le pregunta el fiscal en un momento del interrogatorio. "Con mi consentimiento, no... Y como él quería hablar con Jaume Giró", por eso les advirtió.

Durante el interrogatorio, le ponen una grabación con Luis Pineda, presidente de Ausbanc y registrada el 15 de febrero de 2016, en el que cuenta sus contactos con La Caixa y le dice a Pineda que él se encarga de las conversaciones.

Fuente: Público

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha