domingo, 25 de mayo de 2014

Una plataforma denuncia el homenaje a un rejoneador falangista en la Feria de Córdoba

“La realización de un homenaje al autor, directo e indirecto, de la tortura y asesinato de centenares de sus paisanos, puede suponer la realización de una actividad constitutiva de delito”. Esta mañana, la Plataforma cordobesa por una justicia democrática ha presentado un escrito en el Ayuntamiento de Córdoba y otro en la Delegación del Gobierno de la Junta dirigida a la Dirección General de Memoria Democrática para denunciar el homenaje previsto para este sábado por la Asociación de Casetas Tradicionales en la Feria al rejoneador Antonio Cañero.

Antonio Cañero fue un histórico militante falangista que durante la Guerra Civil creó un grupo paramilitar llamado Escuadrón Cañero o Escuadrón del Amanecer. Según diversos historiadores, este grupo fue protagonista de numerosas matanzas durante la guerra en distintos municipios de la provincia de Córdoba. Además, Cañero fue rejoneador y al final de su vida y a petición del obispo Fray Albino cedió el suelo sobre el que hoy se levanta el barrio que recibe su nombre.

La plataforma denuncia que el homenaje “se realice en el Recinto Ferial de titularidad municipal o, en algunas de las Casetas de Feria que se instalan en el recinto Ferial con autorización municipal (artículo 1 de las Bases Reguladoras para la instalación y uso de casetas en la Feria de Nuestra Señora de la Salud 2.014″ aprobadas por acuerdo Junta Gobierno Local 3/14 de 10 de enero), puede suponer el consentimiento municipal para la comisión de una posible actuación delictiva”, según denuncian.

Las denuncias están dirigidas tanto al alcalde, José Antonio Nieto, como a la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, solicitándole que tomen cartas en el asunto y que den traslado del escrito a la Fiscalía Provincial de Córdoba por si existiese la posibilidad de la comisión de un delito. El alcalde, José Nieto (PP), ha dicho que no tiene ninguna competencia. “La Junta sabrá qué tiene qué hacer. Hay un sistema legal y que valore si ese sistema se ve vulnerado en algún caso, pero le pediría que no hagan más veces el ridículo como hicieron con el cambio de nombre del barrio de Cañero, que fue uno los ridículos más espantosos que se han visto en Córdoba hecho por alguna institución en mucho tiempo, y lo hizo la Junta de Andalucía”, ha declarado el alcalde, informa Europa Press. “Creía que vivíamos hasta ahora en una sociedad plural que podía decidir y abordar situaciones desde la libertad”, ha añadido el alcalde.

Por su parte, la Dirección General de Memoria Democrática de la Junta ha anunciado que hará “una consulta al Gabinete Jurídico de la Consejería para que valore si el homenaje a quien fue un golpista activo puede constituir un acto delictivo”, según ha manifestado a Europa Press Luis Naranjo, que ha considerado, no obstante, que es “antidemocrático y puede considerarse un agravio a las víctimas, a los hijos y nietos de quienes fueron perseguidos por personajes como él y otros golpistas en Córdoba”.

Más homenajes

No es la primera vez que Antonio Cañero es homenajeado en Córdoba. En septiembre de 2012, PSOE e Izquierda Unida se opusieron a su reconocimiento en la inauguración de la feria del caballo Cabalcor. El socialista Juan Pablo Durán calificó a Cañero como “un ser humano despreciable, responsable del genocidio franquista en Córdoba”. IU llegó a convocar una pitada. Nieto acusó a la oposición de “querer reabrir heridas”. Además, el propio Ayuntamiento ha editado recientemente una revista en la que destaca el nombre de Cañero con esta definición: “Combinó su maestría en el rejoneo con su actividad pública como concejal y benefactor de la ciudad, dejando su nombre a un barrio edificado sobre terrenos de su propiedad que donó al obispo Fray Albino“.

“El escuadrón de Cañero recibió su armamento y correajes por envío directo de Queipo de Llano. El 23 de julio ya intervinieron algunos de estos caballistas en la ocupación de Almodóvar, y en los días siguientes comenzaron a recorrer la Sierra persiguiendo personas que intentaban evadirse del infierno de Córdoba. Durante el verano y otoño de 1936, tanto el escuadrón de Cañero como el batallón Gran Capitán participaron en diversas operaciones de expansión contra el cerco de Córdoba. Actuaron, por ejemplo, en la ocupación de Espejo y Castro del Río, el 25 de septiembre. Y sobre todo llevaron a cabo lo que entonces se llamaba ‘limpieza de marxistas’, es decir, exterminio y matanzas, por todos los alrededores de Córdoba, en continuas patrullas de reconocimiento y operaciones de descubierta”, escribe Francisco Moreno Gómez en 1936: el genocidio franquista en Córdoba.

Fuente: Andaluces diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha