domingo, 24 de mayo de 2015

Absuelto un policía de la muerte de dos hombres negros desarmados en EE UU

Un tribunal estadounidense ha hallado no culpable al agente de Policía de Cleveland, Michael Brelo, implicado en la muerte de dos sospechosos de raza negra desarmados tras una persecución policial en 2012, según informan medios de EE UU como The New York Times.

Tras conocer su absolución, Brelo rompió a llorar ante el juez y poco después decenas de personas comenzaron a concentrarse en las calles de Cleveland para protestar contra el veredicto.

A Brelo, de 31 años, se le acusaba de dos cargos de asesinato por las muertes de Timmothy Russell, de 43 años, and Malissa Williams, de 30, fallecidos por los disparos efectuados por más de una decena de agentes de Policía, entre ellos el propio Brelo, al término de la persecución. Los agentes disparon 137 veces; Russell y Williams recibieron casi medio centenar de impactos de bala.

Según los testimonios de los implicados, los agentes confundieron el ruido del vehículo con un disparo y procedieron a abrir fuego en defensa propia. A Brelo, no obstante, se le acusa de un agravante especial: siguió disparando varios segundos después de que el resto de sus compañeros cesara el fuego y lo hizo prácticamente a quemarropa, tras saltar sobre el capó del coche.

La Fiscalía considera que esta serie de disparos fue efectuada cuando ni Russell ni Williams suponían un peligro y el agente exhibió una clara intención de matar. La defensa, por contra, argumenta que Brelo actuó para asumir el control del vehículo, que todavía estaba en marcha y podía suponer una amenaza para los agentes.

Hasta ahora se desconoce por qué motivo exacto Russell y Williams se dieron a la fuga, aunque ambos tenían antecedentes penales. La persecución involucró a más de 60 vehículos policiales por toda la ciudad de Cleveland durante más de una hora, hasta que culminó en el fatal desenlace.

Violencia racial en EE UU

En diciembre pasado, el Departamento de Justicia de EE UU divulgó el resultado de una investigación iniciada en marzo de 2013 y que concluyó con la acusación de que la Policía de Cleveland ejerce un "uso de la fuerza excesivo". Esa investigación detectó "un uso innecesario y excesivo de fuerza letal, incluidos tiroteos y golpes en la cabeza con armas de impacto".

El resultado de esa investigación se dio a conocer poco después de que un oficial de la Policía de Cleveland matase a un niño negro de doce años al confundir la pistola de juguete que llevaba el menor con un arma de verdad.

A finales del año pasado, un gran jurado de Ferguson (Misuri) decidió no imputar cargos contra el policía blanco Darren Wilson por la muerte del joven negro Michael Brown, y lo mismo ocurrió en Nueva York en el caso contra otro agente blanco por la muerte del afroamericano Eric Garner. A raíz de esas decisiones hubo protestas en todo el país, en algunos casos violentas.

Más recientemente, este mismo mes, la ciudad de Baltimore (Maryland) fue escenario de fuertes protestas y disturbios a raíz del fallecimiento del joven negro Freddie Gray, quien perdió la vida tras quedar en coma mientras estaba bajo custodia policial.

Seis policías han sido acusados por la muerte de Gray, y la fiscal general de Baltimore indicó esta semana que el proceso judicial comenzará el próximo 2 de julio.

En un intento de mejorar las relaciones entre las fuerzas del orden y la población tras las tensiones vividas en ciudades como Ferguson y Baltimore, el presidente de EE UU, Barack Obama, anunció el pasado lunes que va a prohibir el suministro de algunos equipos militares a los cuerpos de Policía.

Fuente: 20 Minutos

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha