martes, 17 de enero de 2012

"¡Fuera fascistas del Tribunal Supremo!"

"¡Es inocente!". El juez Baltasar Garzón pudo escuchar a su llegada al Tribunal Supremo —a las 10.11 horas de hoy— este grito de apoyo por parte de las personas concentradas en la entrada. El juez encara el primer juicio que tiene pendiente en este tribunal por los presuntos delitos de prevaricación y contra las garantías constitucionales al ordenar la intervención de las conversaciones que los implicados en la trama Gürtel mantuvieron en prisión con sus letrados.

A su llegada al alto tribunal, medio centenar de personas, entre las que se encontraban Ian Gibson, Pilar Bardem y Gaspar Llamazares, arroparon al aún titular del Juzgado Central de Instrucción número 5. Los concentrados le transmitieron mensajes de apoyo mientras se referían a uno de los acusadores particulares, el abogado y ex fiscal Ignacio Peláez, como "fascista", "nazi" y "traidor". También pudo escucharse "fuera fascistas del Tribunal Supremo".



Garzón entró al tribunal tranquilo, sonriente y sin hacer declaraciones. Los concentrados seguían lanzando mensajes contra los que juzgan al juez: "Hay que juzgar al franquismo criminal", "tenemos memoria, queremos justicia", o "fuera fascistas del Tribunal Supremo", la mayoría alusivos al segundo de los juicios que tienen pendiente el juez, por investigar el franquismo careciendo de competencia para ello.

Entre las pancartas que portaban las personas que acudieron a la puerta principal del Supremo, en la Plaza de la Villa de París, podía leerse "contra la impunidad, solidaridad con las víctimas del Supremo" y otra que señala "acallan al juez, mañana a tí" o "el delito es tapar delitos".

Escrito ante el Supremo

Una vez que Garzón en el edificio del Tribunal Supremo, la actriz Pilar Bardem y un grupo de representantes de la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo-Club de Amigos de la Unesco registraron un escrito ante el Alto Tribunal en el que solicitan la "dimisión" de la Sala de lo Penal, la que juzga al juez. En el escrito sus autores reclaman "justicia democrática para el juez y para toda la ciudadanía española y verdad, justicia y memoria para todas las víctimas de la dictadura del general Franco".

Aseguran, además, que los tres procedimientos que se siguen contra Garzón (escuchas de Gürtel, memoria histórica y pagos en Nueva York) fueron iniciados por quienes "justifican crímenes de lesa humanidad que iban a ser investigados, se encuentran en cárceles por la más que presumible evidencia de que son autores de graves delitos de alcance imprevisible contra el bien general de la ciudadanía española".

Tras recalcar que los querellantes son "instrumento de otros que, sin lugar a dudas, alcanzan a los poderes del Estado", la plataforma de apoyo apunta que la Sala de lo Penal del Supremo tiene "perdida toda noción de Justicia e independencia" y aparece "confabulada al completo" para condenar al juez, ver así colmadas sus "envidias personales y mantener puestos obtenidos muchas veces al amparo del Gobierno".

"Esta Sala podrá condenar o no al juez Baltasar Garzón pero es notoriamente previsible que, con su actuación, no hará sino profundizar en la grave crisis política en la que se encuentra sumida España; fortalecer los oscuros intereses de toda clase de corruptos (...) y consolidar el instrumento de la falacia y la mentira como forma habitual de mensaje a la ciudadanía".

Apoyo de jueces y fiscales

Garzón se enfrenta en este proceso a un máximo de 17 años de inhabilitación que solicitan las acusaciones particulares, mientras que la fiscal Pilar Fernández Valcarce no presenta acusación por no ver delito en su actuación.

Media hora antes de que comenzara el juicio se desplazaron desde la Audiencia Nacional casi una decena de jueces y fiscales de este tribunal para mostrar su apoyo al juez Garzón. Entre ellos se encontraban los magistrados de la Sala de lo Penal José Ricardo de Prada, Ramón Sáez, Javier Martínez Lázaro y Clara Bayarri; los jueces instructores Santiago Pedraz y Fernando Andreu y la fiscal Dolores Delgado.

Uno de los concentrados, que son miembros de la plataforma Solidarios con Garzón, llevaba una bufanda con los colores de la bandera republicana, mientras que otros portaban fotografías de desaparecidos durante la dictadra.

La Sala que juzgará a Garzón, que se encuentra suspendido cautelarmente en sus funciones desde mayo de 2010, está presidida por el magistrado Joaquín Giménez, y completan el tribunal Andrés Martínez Arrieta, Miguel Colmenero, Francisco Monterde, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela y Manuel Marchena.

Fuente: Público

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Luciano Varela, gran jurista gallego.

Anónimo dijo...

De Rómulo-Antonio Tenés a la Plataforma contra la Impunidad del Franquismo, peticionarios de una "justicia democrática". Se entiende, los peticionarios entienden, una justicia al estilo de las democracias "volches" y estalinistas... de partido único, evidentemente, a la cubana. Quousque tandem abutere, sectatoris, patientia nostra. Quien suscribe es hijo de Oficial Jefe del Ejército Republicano, condenado en Juicio Sumarísimo en 1939.

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha