sábado, 22 de agosto de 2015

Tenerife demolerá y mandará al vertedero el monumento al golpe del 36

El obelisco de hormigón y piedra situado en el monte de Las Raíces, representativo del golpe del 36, será demolido por el Cabildo de Tenerife y enviado a un vertedero, dando cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica.

El 17 de junio de 1936, el entonces comandante general de Canarias, Francisco Franco Bahamonde, celebró un almuerzo con un grupo de oficiales en Las Raíces, en el municipio de La Esperanza, para, según las crónicas, preparar el golpe militar de un mes después, que derivaría en guerra civil.

Veintidós años después, en octubre de 1958, en el lugar de esa reunión, en lo profundo de un paraje natural de pinos canarios, se inauguró un obelisco conmemorativo por iniciativa de la Hermandad de Alféreces Provisionales, un acontecimiento que reflejaba el No-Do de la época.

El próximo mes de octubre, ese obelisco de hormigón y piedra, ahora deteriorado, abandonado y cubierto de pintadas, sin carteles ni leyendas que identifiquen su motivo, será demolido por el Cabildo de Tenerife, y los escombros enviados a un vertedero.

Se cumple así estrictamente la Ley de la Memoria Histórica y también una moción unánime del pleno del Cabildo de 2008 que nunca se llegó a ejecutar, explica el consejero socialista de Medio Ambiente de esta institución, José Antonio Valbuena, quien nada más llegar al cargo decidió reactivar el acuerdo plenario.

Los acontecimientos de Las Raíces están reflejados en los libros de historia, no en ese monolito, que no es sino la exaltación de “una reunión clandestina e ilegal de un grupo de oficiales de un sector del ejército que, a espaldas de la República, planifican y ultiman el golpe de estado que tiene lugar un mes después”, argumenta Valbuena.

El consejero no concede ni valor artístico ni valor histórico al monolito e insiste en que en un entorno natural protegido como el monte de Las Raíces sería impensable erigir ahora un monumento semejante. “Se hizo como se hacían las cosas en los años cincuenta, si tuviera valor artístico no estaría en ese estado”.

Aunque aún no está decidido qué se hará en el lugar que ahora ocupa el monolito, lo más probable es que se integre en el entorno de Las Raíces como “un sitio de esparcimiento, al igual que el resto del territorio natural”.

Valbuena asume la demolición del monumento no solo como el cumplimiento de un acuerdo plenario unánime del Cabildo, sino como una obligación legal ineludible. “Es el emblema más claro de la sublevación, incumple por tanto la Ley de Memoria Histórica porque conmemora una reunión ilegal de una facción del ejército para planificar un golpe de estado”.

El acuerdo plenario de 2008 hablaba de la retirada del monumento, pero la posibilidad de que el monolito se desmontara para trasladarlo al Museo Militar Almeyda, propuesta por la asociación Tertulia Amigos del 25 de Julio, dedicada a la difusión de la historia de Canarias, ha sido descartada.

“Esto no es un emblema militar, no hay ninguna conexión entre el ejército y ese monolito”, argumenta Valbuena, y pide que alguien le explique cuál es el nexo de unión entre el actual ejercito de un país democrático y “la facción que de forma clandestina e ilegal se reúne para planificar un golpe de estado”.

Aunque Valbuena reactivó el acuerdo plenario en julio, el derribo tendrá que esperar hasta octubre, porque aún se está tramitando el proyecto de demolición, tras lo cual se requerirán los informes internos pertinentes. Culminado el expediente, no habrá actos ni ruedas de prensa, se procederá “como en cualquier tipo de actuación para restituir el orden alterado en un paraje natural, demolerlo y ya está”.

“No tiene ningún sentido que siga en pie. Se va a derribar, y los residuos serán tratados en un vertedero legalizado”.

Fuente: El diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

Comente con respeto.

 
Diseño de 'WordPress Themes' y render de Lasantha